Azcarraga y el Mundial del 2026

Azcarraga y el Mundial del 2026

El mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, y el presidente de Grupo Televisa, Emilio Azcárraga Jean, fueron piezas clave para la negociación de la candidatura común de América del Norte para traer el Mundial de futbol en 2026.

El resultado de la votación se dio tras una intensa disputa con los países árabes y en medio del desprestigio de la FIFA por el escándalo de sobornos e investigaciones de corrupción contra Joseph Blatter y el cese del secretario general de la organización, Jerome Valcke, en 2015.

Esta es la historia detrás de lo que ahora se considera un triunfo para la región y que fue motivo de celebración por la federación mexicana: la idea de una candidatura común tuvo su origen en una charla hace tres años entre Azcárraga Jean y Sunil Gulati, presidente de la federación estadounidense de futbol. Con la estrategia en puerta, buscaron al jefe de la Concacaf, Víctor Montagliani, quien a su vez hizo contacto con Steve Reed, cabeza de la asociación canadiense, para sumarlo al proyecto.

Después de un año de negociaciones entre las tres federaciones, firmaron el “acuerdo de sociedad” para ir en la búsqueda del Mundial en 2026: nunca en la historia se había hecho un certamen con la participación de tres países, en el contexto de serias disputas internacionales e investigaciones de corrupción de la FIFA.

Posteriormente, Gulati viajó a México para seguir con las conversaciones, cuando la selección de Estados Unidos jugó en el estadio Azteca el 11 de junio de ese año, hubo una complicación: tuvo que renunciar a la federación porque su equipo no obtuvo la clasificación a Rusia. Esa situación dejó mal parados a Azcárraga y De María; se quedaron prácticamente solos.

Se invitó a Robert Kraft, propietario de los equipos de futbol americano Patriotas de Nueva Inglaterra y de soccer New England Revolution, así como del estadio Gillette, donde juegan ambas escuadras. Un hecho relevante ocurrió con este personaje: es amigo personal de Trump. Pronto se convirtió en presidente honorario de la candidatura y en pieza clave de la Casa Blanca para el plan trinacional.

Azcárraga y Kraft armaron una estrategia conjunta para continuar con la candidatura trilateral, que quedó sellada el 19 de noviembre de 2017, en el juego de la NFL entre los Patriotas y los Raiders.

Kraft acompañó a su equipo a jugar en el estadio Azteca, y ahí se repartieron las tareas de cabildeo entre confederaciones y las más de 200 delegaciones FIFA en el mundo.

El estadounidense tenía que resolver un problema importante: la FIFA requería un estudio integral y objetivo de cada país solicitante, luego de los escándalos por sobornos. Para ello, la federación solicitó que se contestaran cientos de preguntas y se obtuvieran todo tipo de autorizaciones gubernamentales, entre ellas migratorias, para que cualquier país que calificase al Mundial de 2026 pudiera tener acceso a Canadá, Estados Unidos y México.

Pero el gobierno de Trump se negaba a dar un salvoconducto para varios países árabes, el llamado Muslim ban, tema que incluso llegaría a tribunales en Estados Unidos. Kraft estaba negociando con las autoridades de su país los avales migratorios cuando varios países empezaron a considerar el apoyo a la candidatura marroquí, bajo el argumento de que Washington estaba maltratando a los países islámicos.

Al final del día, se consiguieron los avales para satisfacer todos los requisitos del Cuaderno de cargo: estadios modernos y funcionales.

Paralelamente, Azcárraga negociaba con las federaciones de cada país y con las ligas regionales de futbol, como la UEFA y la Concacaf. El cabildeo se concentró en invitar a conocer la remodelación del estadio Azteca y el centro de transmisiones digitales de Televisa. Hace un par de semanas, Alan McRae, presidente de la Federación de Escocia, quien estuvo en México para el partido amistoso, se comprometió a meter la mano para convencer a los países europeos.

La decisión llegó el miércoles 13 de junio de 2018 para Canadá, Estados Unidos y México, con 134 votos y 65 para Marruecos. En el equipo del propietario de Televisa se tiene la certeza de que la votación dejó ver el cabildeo de Azcárraga: todos los países hispanoparlantes e integrantes de la Organización de Telecomunicaciones de Iberoamérica, la OTI, apoyaron la candidatura tripartita (salvo España, que por afinidad con México, pero por vecindad con Marruecos decidió abstenerse). Rusia también hizo lo mismo.

Los conocedores de la operación de la FIFA comentaron que si bien los ingresos serán mayores (regalías y ventas) por el Mundial en América del Norte, sin el apoyo de México y Canadá no se hubieran obtenido los votos para la aprobación del Mundial en 2026.

Desde ahora, la candidatura de unidad empezará a prepararse para un Mundial que será dentro de ocho años y deberá detallar con la FIFA qué los juegos se realizarán en cada uno de los 16 estadios.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *