Cynthia Urias se cree mucho, pero sólo ella se lo cree

A pesar de ello, su “fama” y ser parte de los conductoras de un programa de revista del otrora Canal de las Estrellas la han subido en un tabique del que desde hace varios meses no se ha podido, o no se ha querido bajar.

Camina por los pasillos de Televisa y difícilmente voltea a ver a los empleados que intentan saludarla o al público que acude a la grabación de cualquier programa que se haga en San Ángel.

Atrás quedaron los tiempos cuando la conductora hacia sus programitas en Bandamax y a diferencia de ahora, le buscaba la cara a la gente como para que la reconociera.

Lo más lamentable, es que a pesar de que Cynthia se siente la última Coca en el desierto, su realidad la ubica abruptamente, porque a diferencia de Galilea Montijo y Andrea Legarreta que entran con su carro por la puerta 3 y casi hasta el acceso al foro donde se transmite el programa Hoy, la ex chica Bandamax debe dejar su coche en el estacionamiento general de empleados y recorrer caminando todos los pasillos como lo hace cualquier otro empleado.

Como conductora, Urías es buena, pero sus poses de diva y “gran estrella” empezarán a sepultarla. Esperemos retome el camino de la educación y el buen trato.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *