El Auditorio Nacional se rinde a los pies de Björk en su debut en CDMX

El Auditorio Nacional se rinde a los pies de Björk en su debut en CDMX

En su debut en el Auditorio Nacional y acompañada de una orquesta completamente mexicana, la cantautora islandesa Björk ofreció la noche del miércoles un concierto íntimo e introspectivo que maravilló a miles de seguidores.

A diferencia de la mayoría de los conciertos que se realizan en la Ciudad de México, sus seguidores no corearon, ni gritaron las letras de sus piezas, tan solo se dejaron seducir y deleitar “Lionsong”, “History of touches”, “Black Lake”, “Family” o “Notget”, antes de un intermedio.

Björk se encargó de brindar una experiencia única a los capitalinos, ofreció un concierto ante miles de asistentes y al mismo tiempo cantó personalmente para cada uno de ellos en un encuentro íntimo.

Pocas palabras regaló la islandesa al público, apenas un atinado gracias entre cada canción, y no es que hicieran falta largas frases de gratitud, pues logró conectarse con sus seguidores a través de su música y su voz que se convirtió en un instrumento más que se fusionó con la orquesta.

Bjork se contoneó al ritmo de las notas, movimientos gráciles e ingenuos, casi poéticos como las mismas piezas que resonaban en el auditorio, resaltando su talento artístico.

Luego, salió del escenario, sin embargo las ovaciones no paraban por lo que regresó para presentar a la orquesta y al director islandés, y posteriormente cerrar el concierto con “Anchor Song” y “Pluto”.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *